... Siempre he tenido unos cuantos amigos maravillosos. Incluso he tenido maravillosos conocidos. Hay momentos en que se prueba la verdad del oro, por lo general mudo, y la del metal sobredorado, por lo general vociferante. Es bueno que, en cada vida, exista alguna ocasión que los distinga.....

(Antonio Gala)



ANÓNIMAS ?? NO.

Todas las obras tienen autor. Triste es que circulen imágenes por la red sin autoría, como simples anónimos. Debemos acabar con esto, por ello invito a todos los artistas a firmar sus obras y a todos aquellos que las utilizan a poner su autoría y a ser posible, el link hacia el autor o no utilizarlas.



Únete y péga este texto en tu blog



15 may. 2008

Una sonrisa

Como cada jueves, se levantó con una sonrisa en la cara.

En aquel pueblecito había poco que hacer, la gente no acostumbraba a vivir en la calle, esta Castilla es así, pensaba mientras que por su cuerpo mojado se deslizaba la pastilla de blanco jabón.

El frío y el carácter sobrio de sus gentes hacía que la vida de las mujeres transcurriese en el interior de los hogares; el único entretenimiento consistía en reunirse en casa de Purita para realizar alguna labor, al mismo tiempo que veían esos programas televisivos, gracias a los que, con vidas ajenas, llenaban sus simples vidas.

Buscó en el armario perfumado con ramitos de lavanda ese sencillo y sobrio vestido que tanto le realzaba la figura y el color de su mirada.

Era jueves, día de mercadillo, el único día que se sentía bullicio en el pueblo, incluso llegaba gente de aldeas vecinas, y ya se empezaba a sentir el jaleo en la calle.

Los hombres del pueblo se reunían por las tardes tras las labores del campo, en la única taberna, donde jugaban a dominó o cartas; pero allí no estaba bien visto que entrase una mujer, y menos una mujer sola, así que se tuvo que amoldar a los cotilleos estúpidos de las reuniones femeninas y a ir a misa los domingos, como única distracción.

Con el barullo de los tenderetes de fondo, se cepilló el pelo y lo recogió en un perfecto moño.

Cuando le vio por primera vez pensó, guapo mozo, y se limitó a pedirle la verdura tras sonrojarse con su mirada.
Desde el primer día, él fue regalándole alguna fruta, siempre acompañada de una sonrisa. Ella levantaba apenas la mirada y con un rubor en las mejillas, le daba las gracias.
Era un feriante y su educación, las buenas costumbres, el qué dirán, le decían que no debía charlar con ese hombre abiertamente.

Se pintó de un color discreto los labios y se perfumó ligeramente con agua de colonia.

Como cada jueves iría a su puesto, a comprarle a él la verdura, para recibir aquellas pocas palabras y esa bella sonrisa con la que después soñar.

Esos jueves y esa bella sonrisa que eran lo único que animaba su monótona vida.


Cuadro: Julio Romero de Torres "viva el pelo" 1928

9 comentarios:

Mimisha dijo...

Más que un ¡hola!
Una bella sonrisa todo lo convierte en oro, de ahí que debiéramos hacerlo con frecuencia, en nuestros encuentros diarios...

GislenoFL dijo...

Bonito relato/cuento. Pero... ¿te imaginas que el tendero y la chica se liasen?. Aqui acabaría el cuento...

20 años después: el con un faldón de la camisa a cuadros fuera del pantalón, barba de 5 días y cara de amargura despues de haberse tenido que levantar a las 4 de la mañana para poner el puesto; ella, con el delantal, "¡niña!, ¡que tengo las bragas del Dulce&Gaban-a a 3 € la docena!", los niños (4 a ser posible) corriendo por entre los puestos ("¡Vanesa!, ¡como te coja, teviarracá to' lo' pelos del moño como no dejes en paz al Josemari!")
En fin, en fan. Como la vida misma (los principes azules no existen, y si existieran, se encontrarían embrujados en forma de sapo)
Tema interesante para otro post: el alcoholismo en mujeres de más de 40 años pero en los pueblos (el másculino ya ha dejado de ser interesante).
Y por último... ¿Purita?. ¡Haberle puesto otro nombre más "ensebre"! (Engracia, Angustias, Eleuteria...) ¡Que estamos en un pueblo, cogno!

GislenoFL dijo...

Se me olvidaba: Purita al final se casó con el hijo del Tio Perreñas, que aunque era feo y no sonreía nunca, tenía tierras y vacas (¡A tomá pol'culo el romanticismo!: Lo que es es lo que es)

Pilar dijo...

Te he leído y comentado este texto en la otra página, así es que paso hoy sólo a saludarte bonita.

Un abrazo y un feliz domingo
Pilar
:)

diminui dijo...

el jueves es mi día favorito de la semana... y la lavanda lo que más me gusta plantar en el jardín, acá en bsas se da muy muy bien... parece que le gusta la mezcla de frío y humedad.

gracias x pasar x las efimerías, a mi también me dan flojera los versos armados, además de que nunca los pude aprender a escribir jejejeje.

y de paso, saludos a la maraña :)

Beatriz dijo...

Seguramente con esas verduras la comida le queda mucho mas rica.

Estoy leyendo tus relatos y me gustan mucho.

Abrazos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me ha gustado este relato!..
Es el dia dia de esta pobre mujer!..
enfrascada a una vida sin pasiones sin futuro..
Solo esa pequeña distracción basta para soñar e imaginar por las noches con ese chico feriante..
te dejo abrazos.

Anónimo dijo...

Y nunca llegó a comentar en las tertulias de "Purita" que le gustaban los jueves??, aunque no dijera el porqué.
Saludos.
Alex.

MNB dijo...

Hola:
Vengo de pasadita del espacio de Wagner. Me llamó la atención tu opinión y la imagen de "La niña de la perla" de Vermeer.
Es de los libros que me han fascinado en este último tiempo y de los pocos que son tan bien interpretados en una película.

Un abrazo desde Chile.

Volveré con más tiempo.

Esos datos que todos miramos


GRACIAS POR LA VISITA