... Siempre he tenido unos cuantos amigos maravillosos. Incluso he tenido maravillosos conocidos. Hay momentos en que se prueba la verdad del oro, por lo general mudo, y la del metal sobredorado, por lo general vociferante. Es bueno que, en cada vida, exista alguna ocasión que los distinga.....

(Antonio Gala)



ANÓNIMAS ?? NO.

Todas las obras tienen autor. Triste es que circulen imágenes por la red sin autoría, como simples anónimos. Debemos acabar con esto, por ello invito a todos los artistas a firmar sus obras y a todos aquellos que las utilizan a poner su autoría y a ser posible, el link hacia el autor o no utilizarlas.



Únete y péga este texto en tu blog



21 may. 2008

Yo, también

No lo tenía nada claro, no sabía si quería hacerlo o no.

Bueno sí, en realidad sí quería, pero sabía que hacerlo llevaría consigo críticas, miradas, murmuraciones… era el momento, ahora o nunca.

Si no lo hacía, se quedaría con las ganas de nuevo y no quería volver a pensar en qué hubiera pasado si..., en esa sensación de disfrutar de lo “no bien visto” en su círculo de amistades.

En su vida siempre se había establecido el decoro, el hacer lo correcto, lo admitido en su entorno social, el qué dirán.

La mirada severa de su marido, al que había estado acostumbrada a obedecer en todo, sin plantearse jamás sacar un pie fuera de casa sin su permiso, y ahora…
Ahora era viuda, estaba en su perfecto derecho, no tenía que dar explicaciones a nadie, ni siquiera a sus hijos, que ya tenían vida propia y estaba segura de que hacían lo que les daba la gana.

Tenía ya 67 años, era su primer viaje después de su viudedad y estaba harta de tanto encorsetamiento. ¡Al carajo todo! se dijo, y se puso colorada incluso de saberse pensadora de tal expresión.

Lentamente se fue quitando el vestido, ese vestidito ligero pero discreto de color. Sintió un leve estremecimiento en su cuerpo, respiró profundamente y se desabrochó el sujetador con un gesto titubeante, sin soltar aún la tiranta.
Se tumbó, cerró los ojos y apartando esa parte superior de su cuerpo, por fin… hizo top-less.

7 comentarios:

fonsilleda, una cuentera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fonsilleda, una cuentera dijo...

Valiente, corajuda y espléndida tu señora mayor. Así me gustan a mí. Y los convencionalismos, el qué dirán, las habladurías, las amistades y los encorsetamientos y todos lo demás, para otros, para los que quieran someterse.
¡Viva la libertad!, que no el libertinaje, que ya no estamos para muchos trotes.

Javier dijo...

Un relato que nos lleva a pensar en casi toda su extensión de que van a suceder muchas cosas y por ende el lector esta alerta, atrapado y dispuesto a no dejar de leer porque si lo hace siente la sensación de que se va a perder algo y todo eso lo hace brillante, bien trabajado, muy bien estructurado, puede mejorarse levemente cambiando algunas palabrejas, pero en el fondo todo parece encajar de maravilla cuando llega el final...

un despertar sublime, un desenlace estelar.


felicidades!!!!!

wagner dijo...

"y no quería volver a pensar en qué hubiera pasado si..."

la sensacion "que hubiera pasado si..."

es la mayor tortura que puede experimentar el ser humano...

y tan dificil de evitarla...

muy lido escrito...
un placer volver a pasar este refugio personal.

saludos cordiales!

Anónimo dijo...

Precioso e intenso relato que te atrapa y te hace ir imaginando mil finales, antes de llegar al final.
Me gustaria saber cuantas más cosas se quitó de encima la protagonista al apartar definitivamente aquella prenda que tanto la oprimió en toda su vida.
Felicidades.
Alex.

geli dijo...

hola froi me encanta como escribes y para q veas q si q leo ts comentarios.Muaksssssssssss

Javier dijo...

Sorprendido vuelvo, angustiado también, al comprobar las dos fotos que inician tu blog, pienso qué, aunque son fotos de épocas distintas, son la misma persona.

perdona mi brutal sinceridad.


o perdona mi brutal ceguera.



PD: a lo mejor es tu tataraabuela, digo, por el parecido.

Esos datos que todos miramos


GRACIAS POR LA VISITA