... Siempre he tenido unos cuantos amigos maravillosos. Incluso he tenido maravillosos conocidos. Hay momentos en que se prueba la verdad del oro, por lo general mudo, y la del metal sobredorado, por lo general vociferante. Es bueno que, en cada vida, exista alguna ocasión que los distinga.....

(Antonio Gala)



ANÓNIMAS ?? NO.

Todas las obras tienen autor. Triste es que circulen imágenes por la red sin autoría, como simples anónimos. Debemos acabar con esto, por ello invito a todos los artistas a firmar sus obras y a todos aquellos que las utilizan a poner su autoría y a ser posible, el link hacia el autor o no utilizarlas.



Únete y péga este texto en tu blog



15 abr. 2008

Como un pincel

- ¿Qué estás haciendo?
- ¿No lo ves? Pis.

Estaba meando en el balcón, en una maceta.

Juana, tras un primer momento de enfado, que se tornó en melancólica tristeza, con todo el cariño del mundo le dijo:


- anda, vamos, que te vas a enfriar.

Recordó cómo ese hombre corvado, ahora en pijama, fue todo carácter y genio, cómo su amor por la vida, su elegancia, su cultura, su magnífica memoria para cualquier dato… habían hecho que fuera admirado por todos. Pero sobre todo su porte, ese magnífico porte que de pequeña le había hecho pensar que su papá era un auténtico galán de cine.

La enfermedad dio la cara de repente una mañana sin más, cuando, como era habitual en él tras su gloriosa jubilación, se había levantado, aseado y arreglado como un pincel.
Eso le decían siempre las vecinas, el señor Pepe va siempre como un pincel y él sonreía de medio lado, estirando aún más su porte. Siempre había sido un hombre que se tomaba su tiempo para tener un aspecto impecable.

Bajó a desayunar al bar para después marcharse ha hacer la compra, oficio al que le había tomado gustillo, pero fue al salir del súper cuando por primera vez experimentó esa sensación nueva y extraña para él, se sentía desorientado, perdido, no era capaz de recordar el camino de vuelta a casa. La angustia, casi el pavor de no saber qué le ocurría, hizo que se quedara clavado en medio de la acera. Un vecino al que vio le salvó de la situación


- por favor Manuel, llévame a casa, no sé volver, me he perdido.

El diagnóstico no se hizo esperar, Alzheimer.

A partir de aquel día la medicación, las clases de apoyo, el amor de la familia… pero la sonrisa se borró poco a poco de su rostro, aún consciente de lo que se avecinaba.
El aspecto de pincel empezó a dejar paso al descuido y en poco tiempo, se vio obligado a salir con un dispositivo al cuello y una pulsera con sus datos, hasta que por fin un día, olvidó incluso para que servia aquel dispositivo. Ya no pudo volver a salir solo.

- vamos padre


Dijo Juana agarrándole el antebrazo con suavidad y llevándole de nuevo al interior. Mirando de reojo el charco en el suelo, con resignación y tristeza, pensó, ya lo limpiaré después.

- ¿y tú quién eres?
- soy Juana, tu hija

Aquel gran hombre, convertido ahora en niño, se acurrucó en la cama, y su mirada se volvió a perder en el infinito.

Imagen sacada de: imageshack (retocada por mi)

5 comentarios:

fonsilleda, una cuentera dijo...

Qué triste Froi. Pero, lamentablemente es una situación que cada día se repite más. Creo que vivimos demasiado tiempo...
¿Encontrarán algún día el remedio?, sólo nos queda esperar y desear que sí.
Y entretanto, yo que me acerco o ya he llegado a la edad, peleo porque no me atrape.
Un beso.

GislenoFL dijo...

El drama personal de cada familia con personas a su cargo con esta enfermedad es ya de por sí tremendo. Pero resulta casi ¿insultante? que dos personas que tanto han dado para que este país sea lo que es ahora, padezcan de Alzheimer: Adolfo Suarez (ex presidente) y Jordi Solé Tura (uno de los padres de la Constitución). Para mi, como historiador, es una verdadera desgracia que nos perdamos sus memorias. Es como un Alzheimer para este pais.

GislenoFL dijo...

Por cierto, te recomiendo que veas la peli "El cuaderno de Noa".

Anónimo dijo...

Gracias Froiliuba, una vez mas gracias por tus relatos.
Es cierto que es triste sí, pero a la vez es hermoso y tan cercano a todos que, al leerlo, pocos seran los que no esten viendo a ese amigo o familiar que tan dignamente has retratado.
Besos.
Alex.

Maria dijo...

Menos mal que existe la asociación de familiares de enfermos de Alzheimer porque es duro, muy duro de aceptar y muy duro de vivir para todos. Un abrazo

Esos datos que todos miramos


GRACIAS POR LA VISITA