... Siempre he tenido unos cuantos amigos maravillosos. Incluso he tenido maravillosos conocidos. Hay momentos en que se prueba la verdad del oro, por lo general mudo, y la del metal sobredorado, por lo general vociferante. Es bueno que, en cada vida, exista alguna ocasión que los distinga.....

(Antonio Gala)



ANÓNIMAS ?? NO.

Todas las obras tienen autor. Triste es que circulen imágenes por la red sin autoría, como simples anónimos. Debemos acabar con esto, por ello invito a todos los artistas a firmar sus obras y a todos aquellos que las utilizan a poner su autoría y a ser posible, el link hacia el autor o no utilizarlas.



Únete y péga este texto en tu blog



18 mar. 2008

¡Me voy de trapos!

¡No tengo nada que ponerme!
Mentira cochina, es la excusa mas tonta que ponemos las mujeres cuando tenemos un evento a la vista, por supuesto, nos vamos de “trapos”.

El aterrizar en un centro comercial repleto de tiendas puede ser mortal de necesidad, tú vas con la idea de comprarte una blusita y una falda, muy vestidita claro, porque la ocasión lo requiere, pero de repente…

Primera parada, una tienda de moda bakalaera, y ¿Qué hago yo aquí? Pues es fácil. Era la primera que hay nada mas entrar y ese imán ejerce su efecto.
Las dos chicas que atienden, unidas suman mi edad, te hacen el “escáner” nada más pasar por la puerta, quizás con la esperanza de decirte eso de, “para usted no hay talla” , y así poder seguir contándose batallitas, pero en esta ocasión se quedan de piedra cuando les digo que quiero probarme esos, esos y esos.De talla perfectos pero…
- oye guapa, ¿hay algo como esto con unos centímetros de cinturilla mas? Es que ya no me veo yo con edad de ir enseñando…
Tras las risitas, la búsqueda y varias bromas más, ya somos casi íntimas. Salgo de allí con dos suéteres y dos pantalones que, por supuesto, no son ni de lejos convenientes para el día D.

Segunda parada, a voces, ya que la música está a doce mil decibelios o más, le explico a la dependienta más o menos lo que quiero, me saca un corpiño…
- perdona pero no sé qué pasa, esto debe estar mal tallado o mal cortado o simplemente mal.
- no que va, es así-pero es que me queda bien de todo menos de (y te pones las manos en las peras), vaya que se me abren los botones de tan ceñidas que van las pobres.
- es que esto es para que lleves los botones desabrochados. Se me pone cara de imbecil.
No me sirve para lo que yo quiero, pero con ese sujetador que vi antes…

Mira por donde, una zapatería, es algo así como una adicción, un imán, y bueno, unos zapatitos monos, con el bolso a juego, tan baratitos ya en estas fechas…

Sigo la ruta de las tiendecitas dichosas, en la mayoría han decidido que este frío intenso es algo anómalo y que ya es primavera, no hay nada con mangas.
En otras deciden que si pasas de la 38 no tienes derecho a la vida, o al menos a vestirte allí.
En otra el caos reina y es imposible “pescar” a nadie que te atienda, todas se escabullen al verte llegar, como les van a pagar de todos modos…

Al final me marcho con varias bolsas y en ninguna de ellas algo que me sirva para ponerme de forma inmediata, a no ser que quiera pescar una pulmonía.
Llego a casa y tras desparramarlo todo encima del sofá, llega la pregunta dichosa ¿y qué me pongo yo ese día? Tendré que salir a buscar algo.

3 comentarios:

fonsilleda dijo...

Ya sabes, mujeres al fin. Creo que (y no éstoy muy segura de que haya que lamentarlo), en el fondo todas somos un poco así. Y a mí me gusta ¿pasa algo?.
Tengo muy claro, además que, a aveces es terapéutico y recuerdo perfectamente la medida de un psiquiatra que, de primera impresión te decía..., vete de compras.

Anónimo dijo...

Exactamente lo que estuve haciendo yo hace unos dias porque tenia una boda. Todo el dia de tienda en tienda para acabar poniendome ese pantalon que ya tenia y el top de la boda anterior (menos mal que no era la misma gente) porque todo lo que me gustaba era para alguien definitivamente mas delgada que yo y desde luego mucho mas joven, y lo que era de mi talla solo se encontraba en esas tiendas que todavia no quiero aceptar que existen y que estan ahi para gente de mi "edad" Depresion por el resto del dia y una determinacion a hacer gimnasia y ponerme a dieta y volver a esas dos tallas menos de hace un tiempo. Solo estoy esperando al momento oportuno para ponerlo en practica... probablemente hasta la proxima boda o bautizo.

Anónimo dijo...

Jajajajajaja, como soy del otro género, nunca llegaré a entender esta pasión de las mujeres por las compras compulsivas (seguro que tambien habrá hombres asi, aunque menos, espero).
Yo lo he sufrido en mi compañia y en mi tarjeta de crédito, y aún así no creo que llegue jamás a entenderlo. Aunque si es buena medida terapeútica ¡¡¡ADELANTE!!! y que vivan todos los "AMANCIOS PRADAS" de este mundo.
Alex.

Esos datos que todos miramos


GRACIAS POR LA VISITA