... Siempre he tenido unos cuantos amigos maravillosos. Incluso he tenido maravillosos conocidos. Hay momentos en que se prueba la verdad del oro, por lo general mudo, y la del metal sobredorado, por lo general vociferante. Es bueno que, en cada vida, exista alguna ocasión que los distinga.....

(Antonio Gala)



ANÓNIMAS ?? NO.

Todas las obras tienen autor. Triste es que circulen imágenes por la red sin autoría, como simples anónimos. Debemos acabar con esto, por ello invito a todos los artistas a firmar sus obras y a todos aquellos que las utilizan a poner su autoría y a ser posible, el link hacia el autor o no utilizarlas.



Únete y péga este texto en tu blog



19 dic. 2007

El "ris ris" de una pluma

Hoy he sacado una vieja pluma, y con ella, los recuerdos de la Facultad, aquellos cientos de hojas escritas con pluma, apuntes emborronados de tinta y que aún se conservan muchos de ellos en casa de mi madre, ya caducos en su mayoría, pero resistiendose a ir al cubo de la basura.
Con el "ris ris" de la pluma sobre el papel vienen a mi cabeza recuerdos, recuerdos asociados a sonidos y olores. Olores que no sabes como describir pero que llegan unidos inevitablemente a imágenes y que perduran en el tiempo allí dentro, en tu cabeza.

Uno de los olores que más impregnados tengo es el de mi hijo cuando era un bebé, muchos ya sabéis a que me refiero, ese olor a cabecita infantil, esa mezcla de leche e inocencia, seguro que si los ángeles existen huelen así.
Un olor asociado a la imagen del bebe en brazos mamando, momentos de paz, de infinita ternura, de comunión total en que miras esa cosita chiquita y piensas ¿como he sido capaz yo de hacer esto? y te ves sorprendida, admirada.
El sonido de su boquita, en tu pecho chupeteando y dejando caer un hilillo de leche cuando sus ojitos se cierran, se duermen y una sonrisita aparece en su cara a la vez que se escapa un leve suspiro de satisfacción.
Esa imagen, ese olor es indescriptible, único, y perdurará siempre en mi recuerdo.

Otro olor que me viene a la mente de vez en cuando es el del campo, pero no un campo cualquiera sino un día en concreto en la excavación.
Seria octubre o noviembre, alrededor de las siete de la mañana, frío, humedad, olor a naturaleza recién levantada, a escarcha y café recién hecho.
Sentada a la puerta de la caseta donde dormíamos, acurrucada en el abrigo, empapándome de ese campo fresco, mojado y escuchando los primeros sonidos de la naturaleza, los pájaros despertando, viendo como el sol cobrara esa débil fuerza matinal y a un grupo de perdices pasar delante de la casa a pequeños saltitos. El sonido del campo en estado puro, solo sonidos de naturaleza fresca.

Tantos olores y sonidos, instantáneas de la vida tan difíciles de explicar, momentos que solo uno tiene y que por mucho que quieras compartir... cómo compartir un olor, cómo compartir una imagen.
Momentos que regresan al escuchar , simplemente, el "ris ris" de una pluma.

Imágen: Carmen Sasieta . "Maternidad"

2 comentarios:

fonsilleda dijo...

Ya veo que los olores son parte importante no sólo en mis recuerdos. Importante y que evocan preciosas historias vividas. Además, has conseguido con ese título tan gráfico y expresivo, despertar aquel recuerdo otro mío, aquel en el que era la pluma (aparte de los sempiternos lápiz o tiza) la protagonista, porque todavía no era muy habitual el uso, incluso luego abuso, del bolígrafo.
Ya ves, tus sensaciones, despiertan otras en otros. Y me gusta.

Anónimo dijo...

Hola: Describes muchas de las sensaciones en las cuales pense al pintar "Maternidad", me alegro mucho.

Carinos,

Carmen Sasieta

carmart20002000@yahoo.com

Esos datos que todos miramos


GRACIAS POR LA VISITA